El Palacio Legislativo el ámbito de la democracia


Por Roberto Abrodos.( www.laplatamágica.com.ar). 
La Legislatura bonaerense uno de los edificios más representativos, de la democracia, este hermoso y monumental palacio que se encuentra entre las calles 51 y 53 entre 7 y 8 alberga las Cámaras de Diputados y Senadores, al igual que otros edificios públicos de La Platala Legisla­tura surgió del Concurso Inter­nacional de Proyectos que el Gobierno provincial convocó en 1881. En lo que hace al Palacio Legislativo los ganadores fue­ron los arquitectos alemanes Gustav Heine y George Hagemann. La piedra funda­mental se colocó el 29 de mayo de 1883, iniciándose las obras bajo la dirección del arquitecto Carlos Nordman.

Cuando en 1884 los pode­res públicos provinciales fue­ron trasladados a La Plata, las obras no estaban concluidas por lo tanto las Cámaras fueron instaladas en el Departamento de Ingenieros, hoy Dirección de Vialidad. Ante la demora de los trabajos, en el año 1887 se for­mó una comisión integrada por diputados y senadores que se ocupó del control y la finaliza­ción de las obras. Así, el 4 de mayo de 1888 se inauguró el edificio con la habilitación de la Cámara de Diputados y el 7 de mayo de 1889 comenzó a fun­cionar el recinto del Senado.

El estilo del edificio es clá­sico con elementos renacentistas alemanes. Tiene tres accesos: dos para los le­gisladores (para los senadores sobre Av. 51 y para los diputa­dos sobre Av. 53) y una para el público (sobre Av. 7). Estos ac­cesos están identificados por pórticos que se componen de cuatro columnas con capiteles jónicos y se coronan por gru­pos escultóricos realizados por el artista veneciano Víctor De Pol, quien también realizó los relieves de cemento patinado que sirven de ornamento a las tres fachadas principales, los que representan escenas alegóricas y de la historia ar­gentina.

El grupo escultórico que corona el frontis del acceso para los diputados tiene una figura central que sostiene una rama de laureles, símbolo de la Victo­ria. Los relieves de esta facha­da representan la riqueza mi­neral, la riqueza vegetal, la in­dustria, los oficios, la ganade­ría, la agricultura y el comercio. En la esquina de 7 y 53 puede verse un mosaico que repre­senta el Congreso de Tucumán de 1816, realizado por Conrado Marín.

En el acceso de avenida 7 el grupo escultórico posee una figura femenina con un gorro frigio ‑símbolo de la libertad­- sosteniendo la tabla de la Ley, y dos figuras laterales que sos­tienen una espada y una antor­cha. Los relieves de esta fa­chada se refieren a la libertad y momentos de la historia en re­lación a la independencia. Aquí pueden verse la abolición de la esclavitud, la unión y la fraterni­dad, la derrota de las invasio­nes inglesas.‑ San Martín reci­biendo las joyas de las damas mendocinas, el pueblo reunido el 25 de mayo de 1810 frente al Cabildo, la Argentina entregan­do ejércitos a repúblicas her­manas y la Declaración de la Independencia.

En la esquina de 7 y 51 se encuentra el mosaico de Conrado Marín, esta vez referido al Cabildo Abierto del 22 de mayo 1810, ejecutado en 1960 conmemoración del 150 aniversario de la Revolución de Mayo.
Sobre el acceso de los senadores, la figura principal del grupo escultórico sostiene un texto y los relieves se refieren a la educación y las primeras letras, las Bellas Artes, transporte terrestre, la Primera Junta, el transporte marítimo el telégrafo y la Literatura.

En el interior del edificio, una escalera de mármol lleva al público desde el hall hasta los palcos de los recintos principales. Los accesos para los legisladores llevan al Salón de los Pasos Perdidos. El cielo raso de la Cámara baja fue decorado por el pintor argentino Grazziano Mandilaharzu representa un sol naciente flamígero y una serie de figuras alegóricas.

El palacio sufrió largos periodos en los cuales estuvo inactivo y muy abandonado, las rotura y los saqueos fueron una constante, con el regreso de la democracia en 1983 las nuevas autoridades se encontraron con un panorama desolador, no había ningún tipo de papelería y muy pocas maquinas de escribir en funcionamiento, la Cámara de Diputados parecía un basural.

Poco a poco se fue acomodando la legislatura y finalmente el 11 de diciembre, en un marco de júbilo se realizo la asamblea y prestaron juramento las nuevas autoridades, pero habían sido muchos años y hasta se había perdido la metodología del trabajo y se convoco  a muchos antiguos funcionarios, jubilados la gran mayoría y así se recupero la forma de proceder en las cámaras, que se había perdido por la falta de ejercicio democrático.